trabalenguas infantiles

Trabalenguas infantiles: ¿para qué sirven?

Los trabalenguas forman parte desde siempre de las maneras que tenemos de enseñar a los niños la riqueza de las palabras, de las frases y del lenguaje hablado en general.

Existen trabalenguas difíciles y fáciles, pero por lo general todos ayudan a mejorar diferentes aspectos del habla infantil. Entre los beneficios principales se encuentran:

  • Mejorar la dicción y vocalización
  • Potenciar la memoria
  • Contribuye al interés por el lenguaje
  • Fomenta la superación de los niños

Mejorar la dicción y vocalización

Uno de los beneficios más importantes de los trabalenguas infantiles es que ayudan a mejorar la pronunciación de las palabras, la dicción y la vocalización. Esto es muy necesario para que los niños pequeños desarrollen una facilidad en el uso del lenguaje.

Potenciar la memoria

Al igual que juegos visuales como el Memory, los trabalenguas ayudan a mejorar y fortalecer la memoria, y en este caso, ya que los niños pequeños no saben leer, de la memoria auditiva.

Muchas de las palabras que se emplean en los trabalenguas resultarán extrañas para ellos, lo que añade además un punto de diversión al ejercicio lúdico.

Esto ayuda a conocer nuevas palabras, a beneficiarse del empleo de nuevas pronunciaciones desconocidas y de memorizar ciertas pronunciaciones difíciles e incluso rocambolescas para la mente en desarrollo.

Contribuye al interés por el lenguaje

Otro punto a favor del uso de los trabalenguas infantiles es que potencian el interés por el lenguaje, las palabras y los sonidos de las mismas. Esto siempre juega a favor en el desarrollo y el aprendizaje infantil, ya que el lenguaje, ya sea este hablado o escrito, es una habilidad muy necesaria para la vida en sociedad.

Fomenta la superación de los niños

La superación de los niños, siempre que esté bien acompañada y sea comprensiva y respetuosa con los límites y ritmos de los niños y las niñas, es algo positivo.

A diferencia de la competitividad, la auto superación con ejercicios individuales no competitivos, como pueden ser los trabalenguas infantiles, mejoran la relación con los ritmos de aprendizaje y fomentan las ganas de pasar al peldaño superior.

Trabalenguas fáciles para niños

A continuación veamos unos ejemplos de trabalenguas sencillos para aprender en casa con los más pequeños:

El cielo está enladrillado,

¿quién lo desenladrillará?

El desenladrillador que lo desenladrille,

buen desenladrillador será.

El rey de Constantinopla

Se quiere descontantinopolizar

el que lo descontantinopolice

buen descontantinopolizador será.

Lado, ledo, lido, lodo, ludo,

decirlo al revés lo dudo.

Ludo, lodo, lido, ledo, lado,

¡Qué trabajo me ha costado!

Cada vez que me baño me hago daño,

por eso me baño una vez al año.

En el juncal de Junqueira juncos juntaba Julián cuando encontró a Juan. En el juncal de Junqueira Juncos juntaban Juan y Julián.

En la tribu hay un tributo para el tigre, pero al tigre de la tribu no lo dejan tributar.

Si el caracol

tuviera cara

como tiene el caracol

fuera cara,

fuera col,

fuera caracol con cara.

Pablito clavó un clavito

¿Qué clavito clavó Pablito?

El cielo está emborregado

¿quién lo desemborregará?

El desemborregador

que lo desemborregue,

buen desemborregador será.

Erre con erre guitarra

erre con erre carril

rápido ruedan los carros

rápido el ferrocarril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *