Fábulas cortas para niños

Las fábulas son cuentos cortos en los que los protagonistas suelen ser animales u objetos inanimados que tienen la capacidad de hablar y expresarse, dándoles características humanas.

Las fábulas suelen ser usadas como un recurso que les enseña a los niños valores y virtudes. Las fábulas ayudan a que los niños descubran mundos nuevos, aprendan valores y enseñar qué es correcto y qué no lo es.

A continuación, te dejamos algunas fábulas para que entretengas a tus hijos al mismo tiempo en que le enseñas valores muy importantes para ellos.

fabulas para niños cortas

El caballo viejo

Un caballo que ya estaba muy mayor fue vendido por su amo a un molinero que lo empleó para que diera vueltas a la piedra de un viejo molino. El caballo no hacía otra cosa desde la mañana hasta la noche que girar y girar alrededor de aquella rueda, lo cual no solo le cansaba mucho sino que lo ponía muy triste.

Y es que el viejo caballo recordaba lo veloz y famoso que había sido en sus años de juventud, en los que había vivido infinidad de aventuras y también cómo se burlaba de los otros caballos que eran más viejos y lentos que él.

Ahora viéndose en esta situación en la que pasaba sus días atado y dando vueltas a dicho molino, se arrepentía de aquella actitud que había tenido cuando era poderoso: “Después de las grandiosas vueltas que di en las carreras durante mi juventud, mira las vueltas que tengo que dar ahora. Este es un justo castigo por burlarme de aquellos a los que veía más débiles e inferiores”.

La moraleja de esta fábula es que aunque tengas poder debes ser humilde, ya que va a llegar un día en el que ya no lo tengas.

El niño y los dulces

Un niño metió su mano en un recipiente lleno de dulces. Y tomó lo más que pudo, pero cuando trató de sacar la mano, el cuello del recipiente no le permitió hacerlo. 

Como tampoco quería perder aquellos dulces, lloraba amargamente su desilusión. 

Un amigo que estaba cerca le dijo: – Confórmate solamente con la mitad y podrás sacar la mano con los dulces-.

La moraleja es que no debes intentar tener más de lo debido, pues esto puede frenarte.

Las dos mariquitas

Érase una vez un jardín en el que vivían dos hermosas mariquitas. Estas mariquitas, con el paso del tiempo, se habían convertido en unas inseparables amigas. Una de las dos tenía un ala con tres puntos negros como el azabache. La otra tenía aún más: siete puntos negros como el azabache. Y así, observándose la una a la otra pasaban el día, compitiendo a ver cuál de las dos era las más perfecta y la más bella.

¿Es que no has visto que yo tengo las alas más bonitas que tú? Los puntitos de mis alas son más negros y perfectos- Decía una.

¡Pero si solo tienes tres! Ya te gustaría a ti tener siete, como yo, e igual de bien puestos y brillantes- Dijo la otra.

En uno de los días en los cuales las dos mariquitas discutían de forma tan trivial, apareció un gran y peludo abejorro que sobrevolaba el jardín con la firme intención de darse un festín de mariquitas voladoras. Al verle, las mariquitas se asustaron muchísimo y corrieron para ponerse a salvo tras un matorral. En el camino, y con las prisas, se engancharon las alas entre ramas espinadas, y aquello fue el fin de sus discusiones frívolas y vanidosas. Sobrevivieron al peludo y hambriento abejorro, pero les sirvió para comprender que la belleza es efímera al contrario que la amistad nacida del corazón.

La moraleja es que lo más importante no es la belleza de cada quien, si no los sentimientos que tiene por dentro.

La mujer y la gallina

Había una vez una gallina que ponía todos los días un huevo de oro. Su dueña se frotaba las manos de contenta, pero una mañana se dijo para sí:

-Si con lo que come pone un huevo al día, si le diera el doble de grano tal vez pondría dos.

Dicho y hecho. Desde aquel día, la gallina tuvo doble ración de alimento. Así que empezó a engordar y a engordar, y tan gorda se puso que no pudo poner ya más huevos.

La moraleja es que no debemos ser avaros, ya que por quererlo todo podemos perder todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *