chistes cortos para niños

Chistes cortos para niños

A todos los niños les gusta hacer reír a sus familiares y amigos contando chistes.

Por eso es importante que los chistes cortos para niños sean adecuados para ellos, con un lenguaje adaptado a ellos, un humor fácil de comprender y que sean cortos para que los entiendan sin perder la atención.

A continuación te damos la mejor selección de chistes para niños:

  • La maestra:

– Jaimito, si en esta mano tengo 8 naranjas y en esta otra 6 naranjas ¿Qué tengo?

– Unas manos enormes, señorita.

  • Un niño le pregunta a su padre:

-Papá, papa, ¿cómo se dice perro en inglés?

-Muy fácil hijo, dog.

-¿Y cómo se dice veterinario?

-Dog-tor.

  • Le dice la profesora a Jaimito:

– Dime una palabra que tenga muchas «O».

– ¡Muy fácil seño! ¡GOOOOOOOOOL!

  • Entra un niño en una farmacia y dice:

– Quiero unas gafas.

El farmacéutico le pregunta:

– ¿Para el sol?

Y el niño responde:

– ¡No! ¡Para mí!

  • Un niño pregunta a su padre:

– Papá, ¿qué me vas a regalar cuando cumpla 18 años?

El padre señala un coche rojo increíble que hay aparcado y le dice:

– ¿Ves ese coche de allí?

El niño emocionado le contesta:

– ¡¡Sí!!

Entonces el padre le dice:

– Pues una camiseta del mismo color.

  • ¿Qué diferencia hay entre una pulga y un elefante?

– Que el elefante puede tener pulgas y la pulga no puede tener elefantes.

  • – Mamá, en el colegio me llaman distraído

– Juanito, tú vives en la casa de enfrente

  • – Un ratón le dice a una rata:

¿Qué haces ahí sentada?

– Estoy esperando un ratito.

  • -Mama, mama, tengo una buena y una mala noticia, ¿por cuál empiezo?

-Por la buena hijo.

-He sacado un 10 en inglés.

-Hijo ¿y cuál es la mala?

-Fácil, que es mentira.

  • ¿Cuál es el colmo de un farmacéutico?

Que su mujer se llame Remedios.

  • ¿Cuál es el colmo de un libro?

¡Que en otoño se le caigan las hojas!

  • – ¿Qué le dice un gusano a otro gusano?

– Me voy a dar una vuelta a la manzana.

  • Esto son dos mosquitos que van en una moto y el de atrás le dice al de delante:

– ¡Oye, para, que se me ha metido una mosca en el ojo…!

  • – Papá, ¿qué se siente tener un hijo tan guapo?

– No sé hijo, pregúntale a tu abuelo…

  • – ¿Sabes que los peces solo tenemos dos segundos de memoria?

– ¿Qué?

– ¿Qué de qué?

  • Están dos niños hablando:

– ¿A qué se dedica tu padre?

– Es presidente de una empresa de importación y exportación.

– ¡Anda! Pues tiene un puesto muy importante.

– Importante y exportante, sí.

  • Un niño muy creído le dice a su padre:

– Papá, cuando sea mayor quiero ser como tú.

– ¿Por qué, hijo mío?

– ¡Para tener un hijo como yo!

  • Dos niños conversan después de terminar un examen:

– Oye, ¿qué tal te ha salido?

– Fatal, lo he dejado en blanco. ¿Y a ti?

– ¡Noooo! ¡Yo también! ¡Van a pensar que nos hemos copiado!

  • Mamá, ¿hay gelatina?

– Pues hijo, que yo sepa nada más que existe la “I latina” pero la “G latina” no sé.

  • Había una vez un hombre tan pequeño que se subió encima de una canica y dijo:

– ¡El mundo es mío!

  • – ¿Sabes que mi hermano anda en bicicleta desde los cuatro años?

– Mmm, ya debe estar lejos.

  • Un gato caminaba por un tejado maullando: ¡Miau, miau!

En eso se le acerca otro gato repitiendo: ¡Guau, guau!

Entonces el primer gato le dice:

– Oye, ¿por qué ladras si tú eres gato?

Y el otro le contesta:

– ¿Es que uno no puede aprender idiomas?

  • – Pedrito, ¿qué planeta va después de Marte?

– Miércole

  • – Me picó una serpiente

– ¿Cobra?

– No, gratis

  • – Pepito, ¿por qué le das chocolate a las gallinas?

– Para que pongan Huevos de Pascua.

  • Dos ovejas juegan al fútbol, una de ellas lanza muy lejos el balón y la otra oveja le dice:

– Veeeeeee

Y la otra contesta:

– Veeeeeee tú.

  • Un hombre va al médico.

– Doctor, mi familia cree que estoy loco.

-¿Por qué?

– Porque me gustan las salchichas.

– No entiendo, a mí también me gustan.

– Pues tendría que ver mi colección. ¡Tengo miles!

  • – Mamá, mamá… Me he cortado un dedito.

– Pues ponte una tirita.

– ¡Pero es que no lo encuentro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *