foto barcelona

Barcelona, una ciudad de foto

Barcelona, nuestra ciudad, se ha vuelto uno de los destinos más visitados del mundo en tan solo un par de décadas, pasando de estar en un puesto marginal a colocarse entre los principales destinos.

Es cierto que pocas ciudades del mundo ofrecen lo que tiene la ciudad condal: playa, montaña, cosmopolitismo, historia y, sobre todo, unos edificios emblemáticos.

Una sesión de fotos familiar en Barcelona puede ser uno de los mejores recuerdos de esta ciudad, tanto si somos autóctonos o estamos de paso. Tan solo en el casco viejo, el Casc Antic, podemos encontrar reliquias arquitectónicas como la Catedral de Santa Eulalia, la catedral gótica de la ciudad, los restos del acueducto que datan de la época romana de Barcelona, redescubiertos en 1988, la Basílica de Santa María del Mar, la Antigua muralla de Barcelona de la época romana y edificios muy importantes del periodo modernista como el Palau de la Música Catalana, obra de uno de los máximos exponentes del estilo en la región, Lluís Domènech i Montaner.

Si salimos del Casc Antic tenemos más edificios emblemáticos del periodo modernista, como la Casa Batlló, la Pedrera y la Sagrada Familia, además del Parc Güell, imposible de no visitar, obra del genio de la arquitectura que fue Antoni Gaudí.

Actualmente, dada la crisis del covid, las visitas a la ciudad han descendido enormemente, lo cual se ha transformado en una oportunidad para los locales de redescubrir su ciudad y toda la magia arquitectónica, sus barrios, sus playas y sus historias.

Mejores recuerdos en un clic

Si queremos inmortalizar un buen momento como un cumpleaños o el nacimiento de nuestros hijos, podemos contratar un fotógrafo de recién nacidos en Barcelona, experto en este área y dejarnos de lidiar con tutoriales de YouTube para sacar unas fotos que nunca quedarán como queremos que queden.

Está claro que cualquiera puede sacar fotos hoy en día, no hace falta más que un smartphone y listo. Pero eso no nos convierte en fotógrafos, por más filtros de Instagram que pongamos, las fotos nunca son lo mismo que cuando las toma un profesional.

Si nos lo podemos permitir, es un regalo que nos estaremos haciendo para toda la vida.

¿Quién no disfruta rememorando momentos? ¿Quién no revive cosas olvidadas entre la rutina y las obligaciones al sacar ese viejo baúl de fotos, esas carpetas con recuerdos de la infancia, de los abuelos y de los seres queridos?

Estos momentos pueden ser guardados con una calidad infinitamente superior gracias a la intervención de un fotógrafo. Podemos decir que casi nos garantizan resultados de calidad, su experiencia puede ayudar en la diversidad de estilos entre los que elegir, tienen una capacidad de capturar todos los momentos idóneos para fotografiar gracias a la experiencia y el estudio técnico, son capaces de encontrar la inspiración del momento para ofrecer el mejor resultado, ayudan a resolver las dudas y de proponer soluciones ante cualquier percance.

Si estabas dudando si contratar o no a un fotógrafo de calidad para un evento inolvidable, piénsalo bien. Es probable que tu o tu cuñado seáis muy buenos sacando fotos, pero no como un fotógrafo de oficio. ¡Eso seguro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *